"E se chove que chova": Sandra y Jose

by - 6/07/2017


“Después de 10 años de relación, de un proyecto común ya comenzado y hecho realidad en la figura de nuestra hija, Matilde, decidimos casarnos. Queríamos rodearnos de amigos y familia, de esos con los que contamos para las cosas importantes y con los que nos gusta estar" 
La boda tuvo lugar en la Finca Trece Pinos de Santiago de Compostela en la que los novios entraron juntos a la ceremonia acompañados de su hija Matilde que fue partícipe en todo momento de su gran día. 

"Queríamos una boda que reflejara nuestra forma de ver la vida, en la que Matilde ocupa un lugar primordial, y por esto, ella tenía que ser el hilo conductor de todo, al igual que lo es en nuestro día a día. Por esto era importante para nosotros que nuestra hija viviera la fiesta como propia.
Queríamos que nos acompañara en todo momento y que fuera ella la que nos llevara a la ceremonia."







La ceremonia estaba prevista para hacerse en los jardines de la finca donde los árboles aportaría el verde y rodearían el altar decorado con marcos colgantes y velas. Una hora antes empezó a lloviznar pero los novios, como buenos gallegos, decidieron continuar con el plan previsto "E se chove que chova" ya que además tenían preparados unos paraguas con el logo del blog de la novia "Galletas para Matilde" .









El vestido de Matilde era de Nanos


"Queríamos reflejar nuestra cara visible al mundo, por lo importante que es para nosotros, que tuviera presencia en el evento nuestra parte virtual, nuestro blog en torno a la gastronomía, Galletas para Matilde. Por esto los detalles a los invitados fueron hechos por nosotros, a mano y con todo el cariño, así como los paraguas, finalmente necesarios, en los que estamos
presentes los tres, Matilde por ser un blog dedicado a ella y nosotros los novios por ser nuestro
hijo adoptivo, al que tratamos con mimo."



Todo el diseño de la boda, la decoración floral y el ramo corrió a cargo de I do me too quien logró una decoración preciosa llena de encanto. 




El lettering de las pizarras y la papelería corrió a cargo de La pizarra de Martín.













Para la decoración floral de las mesas y bodegones se utilizaron hortensias, astrantias, limonium y brezo.









Un momento dulce fueron los encargados de realizar las tartas.





Las mesas eran una pasada con una deco cuidada al detalle con flores en todo el centro de la mesa como protagonistas. Encima de la mesa principal colocaron una guirnalda de cuatro metros de diferentes verdes y roble.








¡Una pasada! 😍😍😍
"Queríamos una fiesta distendida, para conmemorar una situación vital y para festejarla.
Decorar la boda son flores silvestres que dieran un toque sencillo y cálido y dar al acto toques
desenfadados para hacer que la gente se encontrara cómoda y feliz."



La novia llevaba un precioso diseño de Isabel Núñez. La falda tenía detalles bordados al final y el largo dejaba ver los zapatos de Salo Madrid que escogió Sandra. Los bolsillos también daban el toque especial al diseño. 






El ramo de la novia lleva astilbe blanca y rosa, diferentes tonos de rosa inglesa, astrantia, cardo y diferentes tipos de eucalipto.



Para el pelo se decidió por un recogido adornado con un sencillo tocado de hojas doradas de Mokasu abalorios.



Su madre, también vestida por Inuñez, adornó su vestido con broches de Grey by Carmen Ruiz. ¡Iba ideal!




Una boda gallega con una decoración muy cuidada que nos regala instantáneas estupendas gracias al trabajo siempre impecable de Noire et Blanche.












You May Also Like

0 comentarios