La boda de Claudia y Alejandro

by - 10/17/2016

La historia de Claudia y Alejandro comenzó el 7 de febrero de 2004, cuando con tan solo 15 años cupido llamó a sus puertas para no abandonarlos nunca.
Vivían en la misma zona de Avilés (Asturias) y fueron juntos al colegio desde niños. Doce años paseando juntos de la mano que decidieron firmar con un "para toda la vida" el 7 de mayo de 2016 en la Iglesia Santo Tomás de Canterbury de Avilés. 


"Después de casi doce años y en un viaje sorpresa a Madrid con el pretexto de acudir al espectáculo del Rey León, me pidió matrimonio en el Hotel Gran Meliá Fenix."

A partir de ese momento Claudia, con su inseparable anillo de oro blanco y siete diamantes de Joyería Ulibarri, y la ayuda de su madre, una adicta a las bodas, comenzaron a preparar todo con muchísima ilusión. 

Sabían que se casarían un día 7, por ser un número especial para ellos, así que la fecha la escogieron fácilmente, ya que tampoco querían que fuese en los meses de verano. Así que el 7 de mayo a las seis de la tarde tuvo lugar la ceremonia. 


"La ceremonia estuvo acompañada por la música de mi amiga Sara, es pianista y tocó el órgano de la iglesia. Juntas seleccionamos las canciones. Ese día le acompañó una soprano que dejó a todos boquiabiertos con su Ave María"
Antes de la llegada de Claudia a la Iglesia, sus amigas recibieron una cajita con una pulsera hecha con un trozo de tul de su velo con el mensaje "amigas para siempre"
El novio llevaba chaqué con chaleco azul claro y corbata granate de Jose Galén


Su hermano Ignacio, padrino de la boda, vestía de la misma firma que el novio.  
La decoración de la iglesia y del hotel fue realizada por Flores Trisquel. Los tonos elegidos fueron verde, rosa y blanco con hortensias y paniculata, entre otras.

La madre de Claudia estaba ¡espectacular! vestido de Josefina Bellón, la modista que realizó el vestido de la novia, zapatos uniqshoes , tocado de Lola Sevares y unos guantes como broche final al look que no podía ser más elegante.

Para colgar, tanto el traje del novio como el vestido de la novia. la madre de Claudia les regaló dos perchas con sus nombres de La Casita de Cuqui.

Claudia desde un primer momento sabía que su vestido tenía que ser único, así que se decidió por una modista local, Josefina Bellón, quien realizó el vestido de novia de su madre hace ya 30 años y en la que confiaban plenamente.

 Confeccionado con tela brocada para la falda, crepé de seda para el cuerpo, guipur beige para los detalles de la espalda y la cintura y, por último, tul de seda beige para el velo.


"La idea principal del diseño fue realizada por mi madre, y sabíamos desde el principio que llevaría toques de color beige"
"¡Cada prueba que tenía me dejaba más enamorada!"
El tocado se lo confeccionó Lola Sevares, en tonos dorados, beige, rosa y blanco con pequeñas lágrimas perladas que pertenecieron al tocado de la madre de Claudia. 

"Los zapatos supusieron otro reto, ya que quería que incluyese los mismos tonos que el tocado y que fuesen únicos, por lo que necesariamente tendrían que ser personalizados. Fue una suerte encontrar a Custom&Chic, que hicieron un trabajo precioso"


Como complementos, tan solo llevaba el anillo de pedida junto con un solitario que también le regaló Alejandro como símbolo de su docena de años juntos, y pendientes de oro blanco, regalo de su abuela.


Para el peinado confió en Peluquería Zowe, un moño bajo con trenzas laterales. En cuanto al maquillaje, en palabras de la novia "fue impecable" gracias a Carmen Fernández Díaz.



El ramo, de Flores Trisquel, estaba formado por peonías de color rosa, la flor favorita de la novia, astilbe rosa, brunia y paniculata.
La celebración tuvo lugar en el hotel NH Collection Palacio de Avilés, lugar que tenían claro desde el principio. 

"Como Wedding Planner contamos con la ayuda de My Noah Candy. Nos prepararon el bodegón de bienvenida y el seating, con una mezcla de estilos vintage y romántico. Su trabajo fue de sobresaliente"



"El Candy Bar lo preparé y decoré yo misma con ayuda de mi madre. Me hacía especial ilusión ya que es algo que me encanta"



"Para los detalles de los invitados preparé yo misma unas bolsitas individuales que cada uno iba recogiendo una vez terminada la cena. Las de las mujeres tenían unos labios rosas y las de los hombres un bigote negro. Entregamos una cajita con dos pares de gemelos, un saquito con un perfumador y una galleta glaseada en forma de corazón con la fecha e iniciales de los novios"



"La fiesta fue amenizada por 3Event, con un Dj que dio en el clavo en todo momento. También nos prepararon un fotomatón que fue todo un éxito, para el cual yo había preparado infinidad de atrezo!"


"La apertura del baile era un momento de muchos nervios para nosotros ya que no nos gustaba demasiado la idea, pero todo salió muy bien finalmente. Escogimos una canción preciosa de Frank Sinatra: Something Stupid"
Para inmortalizar el día más importante de sus vidas contaron con Silvia GH Fotografía y con Eleven Moments que les hizo un vídeo precioso. "¡Ambos nos han hecho tener unos recuerdos maravillosos!"










¡Por muchos años más juntos!
Gracias por compartir vuestra preciosa historia

Claudia+Alejandro - Resumen Video Boda Asturias - Eleven Moments from Eleven Moments on Vimeo.

You May Also Like

0 comentarios