El club de los raros

by - 14:24

Nunca he creído ser como los demás o perteneciente a un grupo concreto, a no ser que fuera el conocido como "la minoría" también denominado "el club de los raros". Tampoco me ha importado nunca, la multitud me agobia.

Muchas veces no siento conexión con la generación a la que pertenezco, o más bien, no siento conexión con su "modus operandi". Este es uno de los temas más recurridos a tratar en el chat de amigas después del "he visto al chico que te gusta tomando algo con una chica, seguro que es su prima"; ese es el problema, que hay a algunos a los que le nacen "primas" ya de veintitantos que también aparecen en el árbol genealógico de sus amigos. Y esto es aplicable a ambos sexos, también hay "primos" sueltos, agáchense en las puertas, la culpa no es de los marcos.

No sé si sabíais pero el triángulo amoroso pasó de moda, ahora se lleva el círculo, de amigo en amigo y me lo tiro porque me toca. "Es que nadie se compromete" dicen; "Si ahora todo vale y hay que actuar así pues me uno" dicen; "Si me falta valor(es) para actuar como yo quiero actuar sin importar lo que una aparente mayoría diga o haga, apaga y vámonos" digo.

Lo más gracioso viene cuando ahora los más jóvenes hacen "shippeos" (para los de la LOGSE, "aquí hay temita") entre dos personas de cierta repercusión mediática para ese público como por ejemplo, los concursantes de OT de este año. Están todos deseando ver cómo avanzan esas relaciones "¡y qué bonito todo!", "¡pero mira qué miradas!", "¡ay tía qué suerte ya quisiera yo!". Pues si quieres actúa en consecuencia. Si son tantas las personas que disfrutan viendo el amor ajeno por qué no luchan por el propio, por qué se comportan como una minoría que, dejándose llevar por ellos, convierten tontamente en una peligrosa mayoría.

Ahora bien, creer en el amor no se trata de vendarse los ojos y dejarse ir. Que no hay nada ni nadie perfectos. Aquí no estamos hablando ni de príncipes ni de princesas, ni de comer perdices, que el final feliz también es para los veganos.

Citando series para los de los 90, recordemos "Sexo en Nueva York", poco tiene de príncipes y princesas pero mucho de realidad. ¿Qué pasaría si traspasamos a Carrie y Mr. Big a la realidad? ¿Nos parecería tan bonita su relación? Un hombre con miedo al compromiso que en el comienzo de la relación tiene muchas primas y vuelve cada vez que le apetece y le pone los cuernos a su mujer, pero como es una serie somos capaces de quedarnos con lo bonito y con el "jo que deje a la mujer y vuelvan juntos" pero en la vida real cuesta más. Con esto lo que quiero decir es que se puede creer en el amor, en una historia para toda la vida, en ser romántico y no gustarte los encuentros casuales sin necesidad de montarte películas de príncipes y princesas en busca de una perfección que no existe, todos tenemos un pasado y errores se cometen a diario y eso no hace a una persona mala o incapaz de enamorarse de verdad.

Que os puedo decir, creo en el destino y en las historias de amor, creo que todo pasa por algo y para algo, y que me gusta hacerme ilusiones y vivir las cosas con intensidad porque si me la pego, me levanto, así son las leyes en el club de los raros.

Que si te haces ilusiones pues te las haces y, como diría "La Vecina Rubia", ¡te van a quedar preciosas! ¡Qué es eso de esconder lo que sientes o esperar al mejor momento, o esperar por esperar! Déjame decirte que la vida no espera por nadie. 
¡Qué importa si te llaman raro por no seguir a una multitud que no te define! 
¡Qué importa que no vean lógico que no seas ni de triángulos ni de círculos ni del aquí y ahora sin más!
¡Qué importa que confundan el romanticismo con ser idiota o hacer el ridículo!
¡Qué importa que te llamen raro! Ellos son demasiado comunes para pertenecer a este club.

¿Será que todo va tan deprisa que nos hemos olvidado de lo que de verdad importa?
¿Será que el cinismo se ha apoderado de nuestras vidas y no deja espacio al amor? 
¿Será que no es cinismo sino falta de valor? 
Porque si algo tengo claro es, que valores, se han perdido muchos.

*NOTA: Para recuperar la ilusión visiten el apartado "Bodas Reales", todavía hay historias que se firman con un para toda la vida. 

You May Also Like

0 comentarios

Los datos recabados para dejar un comentario en el blog serán tratados únicamente para esa finalidad. Si deja un comentario acepta la política de privacidad de esta web.