La boda de Celia y Dani

by - 7/03/2017

Celia y Dani se conocieron hace ya 8 años, compartieron su largo noviazgo hasta que un día, un faro a orillas del Mediterráneo, fue testigo de su pedida de mano. Allí, en su lugar favorito, comenzaba la aventura de la boda.
El 3 de septiembre de 2016 llegaba su gran día. Escogieron el Monasterio del Espino, Santa Gadea del Cid Burgos, por sus espacios y jardines rodeado de viñedos.





"El sitio es muy elegante, el servicio muy bueno y el chef también! Es un lugar perfecto para celebrar una boda, muy versátil, muy buena organización, 100% personalizable, un equipo super profesional... y precioso!"


La ceremonia fue en un jardín alargado, con una virgen al fondo delimitado por árboles altísimos "Era un sitio de cuento". Prefirieron que la boda tuviese lugar al aire libre y no dentro del monasterio así como querían que sus familiares hablasen ya que para ellos lo más importante era la celebración que tenía lugar, la del amor, y no tanto el rito religioso, ya que fue una ceremonia religiosa en la que pudieron decir sus propios votos y no tuvieron ningún impedimento pro parte del Padre. 


Los niños estaban ideales vestidos de Teresa y Leticia con corona de de Palmero




"Dani y yo escribimos nuestros propios votos, imaginaos, todo el mundo llorando sin parar! Fue realmente emotivo. Por eso que decidimos sentarnos de cara a toda nuestra gente"





 De la música se encargó el amigo de la novia Iñigo, pianista. Piezas clásicas, sobrias y elegantes. Todo muy personalizado.




Dani es arquitecto y Celia una apasionada de la moda y la decoración así que hacen un buen tándem hasta el punto de encargarse de toda la decoración y diseño de la boda. 


"La decoración, los espacios... incluso todo el diseño gráfico lo hemos hecho nosotros; desde la invitación, pasando por el seatting plan, la minuta del menú y hasta los regalos que dimos a nuestros invitados. Para nosotros era muy importante hacerlo personalizado para que la boda tuviera nuestra esencia y los invitados pudieran estar muy a gusto y reconocieran en cada detalle nuestro cariño."



"Una cosa curiosa... la palabra que nos inspiró para el diseño de nuestra boda es simbiosis, por qué? Porque nos dimos cuenta de que tiene un significado precioso: relación estrecha entre organismos en la que ambos sacan provecho de la vida en común... como nuestra relación, somos un equipo, el uno se apoya en el otro... todo esto nos llevó a expresarlo con un logo que era un elefante (que además refleja la personalidad de Dani) y un pájaro (yo) el uno sin el otro no pueden vivir... "


Regalaron a los invitados una bolsa de tela en blanco/totebag con el logo que también utilizaron para las invitaciones. Además dieron un CD con la banda sonora de la boda e hicieron una donación a una ONG. 
El cóctel estuvo amenizado por un dúo de guitarra y voz que tocaban boleros, jazz, blues...y pusieron diferentes puestos de vermut.



La comida se llevó a cabo en el claustro del Monasterio con grandes mesas imperiales perfectamente estudiadas para dar cabida al gran número de invitados que tenían que acoger. Como si fuese una comida de domingo. 




Para la decoración floral se decantaron por un estilo colonial, tonos verdes, helechos, hojas grandes...con un toque tropical. Incluyeron en la deco algunos azulejos modernistas para completar el montaje ya que Celia es una enamorada de los suelos hidráulicos.



El novio quería mostrar su personalidad en uno de los días más importantes de su vida, su boda, ya que no solo la novia es la protagonista. Como no quería llevar chaqué acudió a la que ellos mismo denominan "la tienda que más sabe de trajes de Burgos"  Serrano. "El asesoramiento es brutal y confiamos plenamente en ellos


Sus zapatos fueron hechos a medida y totalmente personalizados hasta el punto de llevar una frase que le dedicó Celia. Eran de Glent. Como gemelos llevaba los de su abuelo con el que estaba muy unido. 

La novia estaba ¡espectacular! Me enamoré de su vestido camisero nada más verlo. Su autora la impecable Isabel Núñez que nunca nos deja indiferentes ante sus obras. Se trataba de un vestido interior en crepe de seda con sobrevestido en corte camisero abierto por delante. 



Llevaba botones en las mangas, ligeramente ablusadas, y en la parte delantera junto a una lazada que realzaba ese estilo lencero.


"Era muy cómodo, elegante, sofisticado, con un toque añejo pero, a su vez, moderno, de aire relajado, un vestido de espíritu mediterráneo ... Isabel supo captar mi personalidad a la perfección y la reflejó en el vestido. Lo que más me gustó, el detalle de los botones en los puños y que el vestido encajaba perfectamente con el Monasterio y la campiña. Y por supuesto, que era muy yo."


Para el tocado eligió a Mimoki, una pequeña corona de flores en tonos burgundy hecha a medida perfecta para sujetar el velo. 

Su ramo se lo hizo la Floristería Palmero, encargados también de la deco floral. 




Para dar sus primeros pasos hacia el altar escogió unos stilettos destalonados color ocre de Pura López. Para el baile se los cambió por unas alpargatas de Castañer.





Para el maquillaje y la peluquería confió en Laura, su peluquera de toda la vida. "Ella me conoce muy bien. Su trabajo es muy bueno! Decidí pintarme las uñas en color burgundy también, y llevar el pelo suelto- semirecogido como siempre lo suelo llevar, natural"



Mientras se maquillaba lucía un precioso kimono de Khemeia junto a unas preciosas alpargatas de Mint&Rose.




Como complementos llevaba el anillo de pedida y los pendientes de su madre y un abanico el cual ya es tradición familiar. Su madre y hermana iban vestidas de Alicia Rueda, ésta última llevaba pamela de Anita Ribbon.




"El baile/fiesta fue al aire libre, todo alumbrado por bombillitas de verbena, precioso. La música es algo importante en nuestra  vida y como Dj tuvimos a Yahaira, es Dj profesional en festivales y salas conocidas... también es amiga de toda la vida"









Todas las fotografías son obra de People Producciones, con los que quedaron completamente encantados. 

"Qué maravilla de trabajo y de personas! Han superado nuestras expectativas! Fue todo muy natural, no queríamos posar y no queríamos estar fuera de nuestra boda más que lo indispensable y lo consiguieron.  De verdad, volveríamos a confiar en ellos siempre. Son mucho más que fotógrafos, son True Love Tellers."











¡¡Una boda de cuento!!

You May Also Like

0 comentarios