La boda de Ylenia y Juan

by - 2/06/2017

Ylenia y Juan se conocieron en otoño de 2010 en un garito de Madrid donde la música de los Ramones y Killers es habitual, "Y luego entre apuesta y apuesta nos hicimos inseparables."
Tras cuatro años de relación, un sábado volviendo de pasear por el Barrio de las Letras de Madrid, le pidió matrimonio en la intimidad de su casa a tan solo tres meses de irse a vivir a Estados Unidos.
Se casaron el 2 de julio de 2016 en Cantabria, la tierra de la novia, en la Iglesia de San JorgeLa capilla, construida replicando la Madeleine de París, a pesar de su pequeño tamaño, les había encandilado. 

"Tanto la torre donde me preparé y nos quedamos a dormir, la ceremonia, las fotos, el aperitivo, la comida y la fiesta posterior se hizo en la misma finca,la cual en extensión es la mas grande de Cantabria, propiedad del primer Duque de Santo Mauro y donde cada construcción, bosque y jardín es de incalculable belleza. Recuerdo que no he podido tener nada mas claro que si quería casarme en Cantabria tenia que ser allí. Y lo de Cantabria era innegociable pues aunque desde los 18 he vivido entre Madrid y USA me he he criado entre los Picos de Europa y la costa Santanderina"


Ylenia llegó junto a su padre en un Escarabajo SunRoof de 1958, descapotado a pesar del día gris típico del norte.





"Corelli, un quinteto de violines, piano y soprano hicieron que fuese un momento mágico"




A la salida de la ceremonia les esperaban dos piteros para tocarles unas jotas montañesas.



De allí se fueron a los jardines y caballerizas del espectacular Palacio de los Hornillos, en palabras de la novia "a contarnos las confidencias de la ceremonia". 




"Mientras PelayoLacazette y Héctor Torra (creo que no pudimos elegir a nadie mejor) inmortalizaban el momento con fotos y vídeo respectivamente" 



De ahí se fueron a otra parte de la finca donde tuvo lugar la celebración, La Casona de las Fraguas, el edificio más antiguo de toda la finca de 1840. Allí tuvo lugar el aperitivo y posterior comida servida por el chef cántabro con una estrella michelín Fernando Sainz de la Maza

"Bordó lo que buscábamos; inmejorable materia prima en un menú muy tradicional con un inmenso mimo en su elaboración. Sobadoras de anchoas en directo incluidas! "

Tanto la comida como el aperitivo estuvo amenizado por el grupo Smoke Trio.





De la decoración se encargó Maxi Viaña, para la novia el mejor florista de Cantabria. No creían que el lugar necesitase decoración extra ya que su belleza habla por si sola con escenarios a base de piedra, madera y vegetación. 

Como Ylenia quería mucho verde y naturaleza, dentro del sobrio comedor de líneas puras de La Casona colocaron altos ramajes salvajes en algunas mesas alternados con otras composiciones de menor tamaño.




"Contamos con 2 elementos muy especiales: muebles y objetos originales del Palacio y de La Casona que usamos en los espacios tanto interiores y exteriores como mesas auxiliares, sofás, sillones, butacas, camas tapizadas, candelabros, aparadores, cómodas, tocadores, una bañera con patas pintada a mano para enfriar cervezas y así dar un toque mas auténtico"

El segundo elemento era la ganadería de vacas de la finca, el elemento que completaba aquella preciosa estampa. Toñin, pastor y guardes de la misma, accedió muy amablemente a bajar las reses para hacerlo todo más bonito. 

Ahora es el turno de los protagonistas. Juan iba vestido de Lander Urquijo con un chaqué en tono azul impecable. Los gemelos de Cartier fueron un regalo de Ylenia. 




Y ahora ¡¡viene la novia!! Con un vestido con mucha historia. Sin duda Ylenia lucía espectacular.
Al vivir en EEUU, a pesar de gustarle muchos diseñadores españoles, se haría con su vestido allí. Tenía claro que no quería el típico vestido de novia americana, así que ahí comenzó su aventura.

"Y ahí empezó una de las partes más divertidas de la boda; la búsqueda del vestido con mis amigas: Christian Siriano, Lanvin, Ralph Lauren Couture, Valentino y los elegidos: 


"La gracia del vestido es que no estaba creado especialmente para una novia. Aún así fue probármelo y me dije; es el mio, es "muy Yle" y así fue como nos fuimos a tomar un Lobster Roll al Hotel Plaza para celebrarlo"

El vestido era sencillo, de blanco impoluto con espalda descubierta y una pequeña cola que se hacía más pequeña para el baile gracias a un botón que le colocaron de forma estratégica. El toque especial son las preciosas hombreras elaboradas con cristales puestos a mano uno a uno.





"Para acompañarlo en la ceremonia, lo tenía claro: quería ir velada con un velo con importante caída hecho en Palmira; una casa de novias con solera de Santander donde mi familia lleva confiando años. Y un ramo de hojas de Olivo como guiño a la tradición familiar olivarera de mi suegro que es Cordobés"



Un ramo con hojas de olivo siempre será un acierto ¡Precioso!
Para acompañar al recogido natural por el que optó para su día, escogió una tiara, que no quitase protagonismo a sus hombreras, con casi 100 años de antigüedad que adquirió en un anticuario californiano, Gossamer, que cuenta con tienda online. Allí mismo se compró un quimono de seda bordado a mano para ponerse durante los preparativos.



"Algunos amigos me decían que si la tiara era un guiño a la Estatua de la Libertad de NY por todo lo que nos había dado esta ciudad a ambos y aunque nunca lo pensé me pareció bonito"
"Mi madre, mi madrina y yo nos preparamos en la restaurada torre de vigía que hay a la entrada del palacio con tres plantas y fue donde Juan y yo pasamos la primera noche de casados también. Recuerdo que levantarnos ahí fue precioso por sus vistas" 


La maquillaron dos maquilladoras de Dior y Bobbi Brown


Tanto las alianzas como el anillo de pedida eran de Joyería Yanes, de total confianza de los suegros de Ylenia, quienes le regalaron los pendientes de diamantes que lució en su gran día.
Ese algo azul que toda novia necesita decidió que serían sus zapatos, ya que era lo único que le faltaba.

"Una tarde cogí a mi amiga Isabel y nos fuimos a los almacenes Bergdorf Goodman (para mi los mejores almacenes del mundo) y tras dos previos filtros; "sandalias-azules" me hice con las elegidas de Aquazzura. Para ya entrado el baile me decanté por unas cuñas de esparto con peces azules de Tabitha Simmons como guiño a mi Santander marinero"



La fiesta tuvo lugar en los jardines de La Casona debajo de una carpa semi abierta donde la gente pudo disfrutar plenamente del lugar con libertad. La música la puso Borja de HeyMickey.



Abrieron el baile con la versión de Slowly de Leiva y Natalia Lafourcade



"Para terminar el día le sorprendí a Juan con unos fuegos artificiales maravillosos en los jardines porque le recordarían a todas esas veces que los había ido a ver con su abuelo"



"Ahora que ya han pasado unos meses solo llego a una conclusión; creo que será uno de los días más felices de mi vida y me volvería a casar cada año por el simple hecho de reunir a todos esos amigos y familiares que no vemos tanto, por todas esas risas sin fin, por esa mirada de mi padre cuando me vio ya vestida de novia bajando las escaleras de la torre y por esa emoción cuando Juan me quitó el velo al llegar a la iglesia"



¡Que seáis muy felices!

YLENIA Y JUAN · CANTABRIA · 2016 · WEDDING TRAILER from Héctor Torra on Vimeo.

You May Also Like

1 comentarios